¡Qué Dificil es ser Saludable!

saludableTodos sabemos lo importante que es ejercitarse, infinidad de irrefutables estudios médicos alrededor del mundo prueban que nuestra salud depende ello, pero sin embargo… ¡Cómo nos cuesta!

Casi todas las mañanas cuando conduzco camino a la oficina, veo gente trotando por las veredas de mi barrio, y lejos de despertarme admiración o ganas de secundarlos en la idea, me digo a mi mismo: “¿Y éste? ¡Ja!..Seguro que no trabaja… Así cualquiera. Si yo no tuviese que trabajar también me levantaría temprano para hacer ejercicios” Pero lo cierto es que ni yo me lo creo.

Mi madre, con 80 años, camina alrededor de 20 cuadras cada mañana, y para mi, es como si me dijera que viene de levantar una cosecha de algodón. A veces pienso que si tuviera que correr 10 cuadras para alcanzar el último avión del año para salir de Afganistán, optaría por empezar a probarme túnicas y turbantes para pasar el invierno allí.

¿Por qué será que todo lo que nos gusta engorda, hace mal, o es ilegal, y todo lo que odiamos es dietético, saludable u obligatorio?

¿Y los gimnasios? Para todo aquellos de ustedes que crean en la fantasía de que la gente asiste a ellos con el fin de mantenerse en forma, tengo un lindo puente color rojo para venderles en el área de San Francisco. Lo cierto es que los gimnasios son como bares, pero sin alcohol. Yo también me inscribí alguna vez en gimnasios a los que asistí tres veces la primera semana, una vez las siguientes dos, y cero veces desde entonces, y eso gracias a que era soltero… a la interesante concurrencia femenina en ropas maravillosamente apretadas, y a que todavía no me había comenzado a quedar calvo.

Hoy en día, mi mayor ejercicio consiste en sacar a mi hija del auto cuando se queda dormida, sacar las bolsas de basura, y llevar las compras del supermercado.

La realidad es que si ejercitarse fuese placentero, no existirían esas docenas de “infomerciales” anunciando toda clase de adminículos cada vez más extraños -y de dudosa procedencia- cuyos fabricantes juran nos ayudarán a lucir como Brad o Angelina en tan solo tres semanas!

Es innegable que desde que el hombre es hombre, casi todos los avances tecnológicos han sido creados con la única intención de minimizar o incluso erradicar por completo nuestro trabajo. De ahí el éxito de Facebook, los mensajes de texto, y los “nutritivos” desayunos de Mc Donalds.

El Internet, las consolas de juegos, los controles remotos, y esa notable trituradora eléctrica que venden en T.V. a las tres de la mañana, nos invitan a ser cada vez más sedentarios. Sin ir más lejos, apenas me compre ese software que escribe lo que uno le va dictando, esta blog va a tener más artículos para leer, que el manual de Obamacare. Stay tuned!