Curiosidades de la música

beethoven-with-headphones

Escrito para el programa: “Sabías Qué…?”

Existen decenas de curiosidades en torno a la música. La misma puede ponernos de mejor humor, y hacer que nos curemos más rápido, pues se sabe que los pacientes que tienen una predisposición positiva, se recuperan a mayor velocidad, que aquellos que sostienen una actitud negativa ante las vicisitudes.

Por otra parte, la música en reproductores portables ayuda a mejorar los tiempos de los corredores ocasionales, distrayéndolos y motivándolos… pero genera un efecto opuesto en los corredores profesionales, a quienes dicha motivación, suele hacerles perder el ritmo de sus propios pasos, acelerando la respiración, y disminuyendo su concentración.

Lo mismos reproductores son, desde luego, utilizados por alumnos de todo el mundo, quienes juran que estos no interfieren de ninguna manera con sus estudios. Sin embargo, ha sido comprobado que, más allá de que escuches Heavy Metal, o “Los Grandes Exitos del Vaticano”, tu efectividad para memorizar o entender lo que estudias mientras oyes música, se reduce considerablemente.

Y ten cuidado, porque si subes el volumen al tope, para digamos… evitar escuchar a tu novia cantando en la ducha, esto podría ocasionar daños irreversibles en tus oídos, ya que el máximo volumen de 120 decibeles de un iPod, es similar al que emite un avión al despegar.

Sino preguntale al viejo Bethoven, quien si bien quedó sordo por otros motivos, y compuso la novena sinfonía luego de prácticamente haber perdido dicho sentido, seguramente… no te lo recomendaría.

¿Quieres mejorar tu capacidad auditiva? ¡Aprende a tocar un instrumento! Ya que quienes lo hacen, generan una serie de interconexiones cerebrales, que, en ambientes ruidosos, pueden ayudarlos a escuchar mejor, que quienes no poseen dicha formación musical

En otras palabras, la música puede mejorar tu humor, curarte, y ayudarte en muchos aspectos, pero si no te cuidas, también puede ensordecerte, aunque dependiendo de lo mal que cante tu novia, tal vez valga la pena… correr el riesgo.